En los tiempos que corren la gente cada vez está más concienciada con tener un cuerpo bien tonificado. Mucha gente se conforma con tener que ir al gimnasio y machacarse los cuerpos día tras día. Pero muchos otros no tiene esa fuerza de voluntad y terminan pidiendo una consulta médica para una liposucción ambulatoria, cosa que no está mal siempre que tengas el dinero que cuesta. Creo sinceramente que ir diariamente al gimnasio es la mejor opción para conseguir ese cuerpo deseado, solamente que es mucho más sufrido que pasar por el quirófano. Pero la realización personal es mucho más satisfactoria que desembolsar un dineral solamente para dejar de ser un poco fondón.

 

Para los que estamos gordos la liposucción es casi la solución más viable, porque a decir la verdad no es que tengamos mucha fuerza de voluntad cuando de comer se trata. Los gordos normalmente no somos gordos porque sí, sino que nos hemos ido dejando con los años y nuestros hábitos están demasiado arraigados en nuestra forma de ser y no es fácil escapar de ellos. Es más, si un gordo quiere dejar de ser gordo lo primero que debe de hacer es empezar a cambiar esos hábitos alimenticios para no volver a caer en ellos aunque adelgace. 

 

Personalmente creo que lo más importante es tener la fuerza de voluntad para levantarse del sillón o de la cama y ponerse en marcha, tampoco digo que haya que ir a un gimnasio, simplemente puedes dedicarte a andar. Al principio será un poco cansado pero con el paso del tiempo te darás cuenta de que tu cuerpo se va acostumbrando y que en poco tiempo podrás abarcar retos un poco más exigentes. No creo que haya una forma correcta de perder peso, simplemente hay que saber cómo llegar a lo que andas buscando sin que sea un suplicio ni para tu cuerpo ni para tu moral. Mucha gente se desmoraliza cuando ve que le es complicado llegar al objetivo que se había marcado en un principio. Nadie dijo que fuese a ser fácil, de lo contrario todo el mundo lo haría.